A vueltas con los efectos retroactivos de las resoluciones judiciales que modifican medidas relativas a pensiones de alimentos y su extinción

Ya fue objeto de comentario en un artículo anterior la controvertida cuestión de la retroactividad de los efectos de las modificaciones judiciales de las pensiones de alimentos y la doctrina del Tribunal Supremo al respecto: en resumen, cuando está en discusión la modificación de la cuantía de una determinada pensión alimenticia, lo que se acuerde judicialmente producirá efectos desde el momento en que se dicte la resolución que sustituirá a la anterior que venía estando vigente.

Así, es frecuente que los abogados de Familia tengamos que aconsejar a nuestros clientes que no dejen de pagar a su ex cónyuge o ex pareja una determinada pensión de alimentos para sus hijos establecida en una resolución judicial hasta que se resuelva lo procedente por el Juzgado en el correspondiente proceso de modificación de medidas. Y a veces, a nuestro pesar, incluso cuando nos informan que su hijo mayor de edad y beneficiario de dicha pensión está trabajando, y hasta puede que se haya independizado y ya no conviva con el progenitor acreedor de la pensión alimenticia.

Estas situaciones suelen darse con más frecuencia cuando la relación entre los progenitores es inexistente y/o conflictiva, también a menudo con el hijo o hijos en cuestión, por las razones que sean. Si además los progenitores residen y hacen su vida en ciudades distintas es difícil que tengan conocimiento de la nueva situación de sus hijos a falta de comunicación. En ocasiones se ha seguido pagando la pensión alimenticia durante meses, incluso años, ante dicho desconocimiento.

Además, en el supuesto de dejar de pagar la pensión por considerar que ha perdido su razón de ser, podemos encontrarnos en la desagradable y a priori injusta situación de que el progenitor “acreedor” de dicha pensión inicie un proceso de ejecución judicial contra el progenitor “deudor” para cobrarse dicha pensión o pensiones impagadas (quizás durante meses), sobre la base principal de que la resolución judicial que fijó la pensión alimenticia ha de cumplirse en sus propios términos mientras no sea modificada. Y el Juzgado, salvo prueba clara y contundente en contrario (de la que muchas veces no se dispone ni se puede disponer en este tipo de procesos ejecutivos), ordenará proseguir la ejecución con las consecuencias de obligar al pago al progenitor “deudor”, incluso mediante el embargo de sus bienes y salario, y condenándolo al pago de las costas.

Pero no todo está perdido. En el caso de que exista una causa objetiva de extinción de una pensión de alimentos que ha sido ocultada al pagador, se puede pedir y obtener del Juzgado que declare extinguida dicha pensión con efectos desde la pérdida de los condicionantes fácticos que determinaban su subsistencia y obtener, además, el reintegro de las cantidades indebidamente pagadas desde entonces. Un ejemplo: padres sin contacto con un hijo mayor de edad que en su día quedó bajo la guarda y custodia de la madre con derecho a una pensión de alimentos; el hijo se independiza pero tampoco tiene contacto con su padre y ni la madre ni el hijo comunican dicha circunstancia al padre, que sigue pagando la pensión ante tal desconocimiento, hasta que un día se entera de la nueva situación de su hijo.

En este sentido ha resuelto recientemente el Tribunal Supremo en su Sentencia de la Sala Primera, de lo Civil, de 12 de marzo de este año 2019, que resulta muy interesante por su argumentación jurídica. En el supuesto que se enjuicia el Tribunal Supremo confirma la declaración de extinción de la pensión alimenticia con efectos desde la fecha en que el hijo dejó de convivir con la madre, así como la obligación de la madre de reintegrar al padre las cantidades indebidamente percibidas por alimentos del referido hijo desde dicha fecha; lo que es de justicia.

Aunque hay situaciones parecidas, ninguna es igual a otra. Analizar cada situación concreta de forma adecuada para aconsejar y poder actuar del modo más conveniente es parte de la labor de un buen Abogado de Familia.

 

Acerca de Javier Oliván

Abogado de Familia
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s