El Abogado de Familia

El Abogado de Familia no es simplemente un abogado de divorcios, como mucha gente piensa. Es mucho más que eso. Es un abogado que no sólo ha de conocer, y muy bien, el Derecho de Familia en sentido estricto sino también el Derecho Civil general que lo comprende, así como las repercusiones fiscales de las medidas interesadas o que aconseje y cualesquiera otras implicaciones que no suelen resultar de menor importancia. Es decir que ha de estar formado y debe estar formándose continuamente y estar al tanto de las novedades normativas, doctrinales y jurisprudenciales y de todo lo que acontece en relación con las áreas de su competencia.

¿Acaso se le escapa a alguien que, por ejemplo, la atribución del uso de la vivienda familiar a uno de los cónyuges o miembro de la pareja en un proceso de ruptura matrimonial o de relaciones paterno-filiales puede entrar en conflicto con el derecho de propiedad sobre la vivienda que no en pocas ocasiones ostentan terceras personas ajenas a la íntima relación de pareja, como pueden ser los padres o incluso un arrendador ajeno por completo a la familia?. Esos terceros no quedarán desprotegidos y sus derechos legítimos pondrán límites, antes o después, al derecho de uso atribuido en el proceso de familia que, en principio, vinculará única y exclusivamente a quienes en él intervinieron como partes: los cónyuges o miembros de la pareja de hecho, y a nadie más.

¿Es que no existen grandes y también sutiles diferencias entre los derechos reales de uso y usufructo, y entre ellos con respecto al derecho de uso de la vivienda familiar atribuido en los procesos matrimoniales y de menores?; ¿no hay elementos condicionantes entre la pensión compensatoria y una futura y eventual pensión de viudedad?; ¿qué gastos e impuestos habrán de soportarse, y podemos ahorrar al cliente, si liquidamos el patrimonio común del matrimonio o de la pareja o realizamos concesiones de derechos al cónyuge, la pareja o los hijos, en uno u otro momento determinado y/o de una u otra forma?; ¿a quién corresponde una indemnización por despido una vez iniciada la crisis familiar?; ¿qué régimen económico tiene el matrimonio  contraído entre un catalán y un aragonés, qué obligaciones y derechos tiene cada cónyuge, y cuándo y cómo pueden exigirse esos derechos?. No conocer esas diferencias y la respuesta a dichas preguntas y a muchas otras nos puede llevar a obtener unos resultados no deseados por el cliente, tanto en términos económicos como de protección de derechos, por ejemplo, a la hora de resolverse en juicio una demanda o de acordar las medidas contenidas en un pacto de relaciones familiares o convenio regulador. Resultados que unas veces serán inmediatos y otras veces se manifestarán a lo largo del tiempo, pero a buen seguro acabarán por manifestarse.

Pero el Abogado de Familia es aún más. Ha de saber de sucesiones y herencias, íntimamente ligadas a las relaciones de familia -sobre todo cuando hay o ha habido matrimonio o pareja de hecho y existe descendencia- de donaciones, de contratos y obligaciones, etc. ¿Quién no se ha planteado alguna vez los beneficios de hacer testamento?; ¿acaso no heredaremos algún día, aunque sólo sean deudas?; ¿cómo se declara uno heredero de un hermano que no ha hecho testamento?; ¿qué normas rigen la sucesión hereditaria de un catalán que lleva años viviendo en Aragón?; ¿a qué Derecho Civil están sometidos los hijos de un catalán y un aragonés, y cuáles son sus particularidades?; ¿cómo se puede “poner a nombre” de un hijo una vivienda o piso, y cuánto cuesta?; ¿se puede adoptar a un mayor de edad?, ¿y al hijo del cónyuge?, ¿y cómo?; ¿qué hay que hacer para nombrar tutor de una persona afectada por la enfermedad de alzheimer?, ¿y para poder disponer de sus bienes en caso de conveniencia o necesidad?.

Pero no sólo eso. El Abogado de Familia ha de saber escuchar, entender y comprender lo que la persona-cliente quiere y desea para ella y/o sus familiares, hablar claro y sin tapujos para ser asimismo comprendido, pero con el cuidado y la sensibilidad que requieren los asuntos que afectan directamente a la esfera personal y familiar, conocer la realidad social que le rodea, ser conciliador y tener capacidad de negociación al mismo tiempo que la determinación necesaria cuando se precise, y conocer los procedimientos, tanto judiciales como extrajudiciales, para asesorar, guiar y defender al cliente de una forma leal y responsable desde el comienzo hasta el final, con las mayores garantías del buen hacer.

Mi abuelo solía decir que “el que no sabe es como el que no ve“. Y así, a veces puede parecer sencillo lo que no lo es porque desconocemos las complejidades y posibles consecuencias de los actos que realizamos o nos disponemos a realizar, ya sea por desconocimiento propio o incluso de quienes se atreven a asesorarnos sin tener las competencias necesarias para hacerlo. Por ello, para evitar sustos e imprevistos y consecuencias no deseadas es aconsejable acudir a un profesional especializado en la materia de que se trate para que vea todo lo que nosotros no somos capaces de ver. Por poner un ejemplo en la práctica impensable, ¿alguien acudiría al dentista para revisarse la vista o al oculista para tratarse una pierna rota?.

Que nadie se engañe. Como en casi cualquier actividad profesional, no se puede saber todo de todo. En las profesiones jurídicas, y en la abogacía especialmente, es aconsejable tener conocimientos generales de todas las ramas o especialidades, es decir saber un poco de todo, pero, como popularmente se dice, “el que mucho abarca, poco aprieta“.

Yo no voy a engañar a nadie: no soy abogado laboralista, ni penalista, ni urbanista. Soy Abogado de Familia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s